Caperucita Roja. Autor de esta versión: Franco Vaccarini. Ilustraciones: María Elina Méndez



Franco Vaccarini
(Lincoln, 1963).
Escribe poesía y narrativa, se ha especializado en obras para niños. Con La pasajera encantada obtuvo la Mención de Honor del Fondo Nacional de las Artes. Ganó el premio El Barco de Vapor con su novela La noche del meteorito. Lleva publicados más de 50 títulos.

María Elina Méndez
(Buenos Aires, 1975).
Es egresada de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la Universidad de Buenos Aires. También estudió fotografía, artes plásticas, escenografía e ilustración. Desde 2011 forma parte de la galería Mar Dulce.



Caperucita Roja

Origen: Francia
“Caperucita Roja” fue publicado por primera vez en 1697 en versión de Charles Perrault y luego fue reescrito en 1812 por Jacob y Wilhelm Grimm.



Dicen que hace mucho tiempo vivía una niña a la que todo el mundo adoraba, pero nadie la quería tanto como su abuela. Un día le regaló una caperuza de terciopelo rojo y la nieta quedó tan encantada que le dijo: “No es necesario que me regales nada más, querida abuela, esto es todo lo que yo podría haber soñado”. Y para demostrar con hechos sus palabras, la niña usaba la caperuza todo el tiempo. Cada mañana saltaba de la cama para vestirse con su caperuza y al cabo, todos le decían Caperucita Roja y nadie recuerda ahora su nombre verdadero.

Un día su madre le pidió que llevara un licor dulce y una tarta para la abuela, que vivía a media hora de caminata, en el bosque.



Era la mañana y la expedición no entrañaba peligro alguno, siempre y cuando Caperucita Roja cumpliera con las recomendaciones:

—Recordá no apartarte nunca del camino y…¡cuidado con el lobo! Así llegarás directo a la casa de la abuela. Y volvé antes de que oscurezca.

La niña aceptó los consejos y partió con la cesta. A los pocos minutos ya estaba en el camino del bosque, a buen ritmo y sin distraerse. Iba concentrada en sí misma, pero también disfrutaba los trinos de los pájaros y la fragancia que se expandía por el aire. ¿A qué olía? A lavanda, a romero, a pétalo herido por el aguijón de una abeja, a hoja mordida por las orugas. Y las raíces nudosas rompían la tierra y se volvían a sumergir en la oscuridad. La vida estallaba en el bosque en el apogeo de la primavera. Atrás habían quedado las interminables nevadas, el frío hiriente, los sabañones, las toses y los resfriados. Caperucita comenzó a tararear canciones inventadas con su voz alegre, cuando alguien la interrumpió:


—¡Qué voz tan hermosa tenés, querida!
Lástima que vas tan concentrada en tu canción que ni siquiera mirás lo que hay en el bosque.

—Pero sí que lo miro —dijo Caperucita Roja, sorprendida por aquella voz de caverna.


Y entonces se dio cuenta de que aquel desconocido era el lobo y que acaso no debió haberle dirigido la palabra. “¡Zas! Metí la pata”, se dijo. El lobo era enorme y su hocico húmedo y su gran boca no podían ocultar el tamaño de sus colmillos.
Sin embargo, parecía de lo más amistoso e inofensivo.

—Quizá tengas razón, es cierto. Vas con tus canciones y con eso basta. A propósito… ¿adónde vas?

—A la casa de mi abuela, más allá del árbol gigante con espinas y de los abedules, después del molino viejo, al lado de los tres robles.

Caperucita Roja sintió que estaba hablando de más, pero antes de que pudiera pensarlo mejor, continuó:

—Mi madre me envía para que le entregue a mi abuelita una riquísima tarta y un licor casero que ella prepara y le sale delicioso, aunque yo nunca lo probé porque soy una niña.

Y otra vez se reprobó por tener la lengua tan llena de palabras, pero enseguida el lobo le dijo con un tono casual, mientras miraba alrededor:

—Está bien que vayas por el camino, pero te perdés todo lo bueno del bosque. Podrías internarte por aquí y por allá y juntar un ramo de flores para llevarle a tu abuela. ¿Cuánto puede retrasarte eso? ¡Si acaba de empezar la mañana! Bien, hacé como quieras. Me voy.


El lobo ya había diseñado un plan: adelantarse a Caperucita Roja, despacharse a la anciana y aguardarla en la casa para hacer lo mismo con la pequeña. “Es una niña sonrosada, gordita y jugosa, hummm…”, se relamía.

No bien la sombra del lobo desapareció, Caperucita salió del camino para cortar flores; cuando creía que ya era suficiente, veía unas más lejanas y quería también de esas y el ramo crecía y crecía. Y casi sin darse cuenta se entretuvo un buen rato eligiendo unas y desechando otras.

Entretanto, el lobo llegó a la casa indicada y golpeó la puerta imitando la voz de la niña:

—Abuela, soy yo.

—¡Oh, Caperucita, abrí vos misma el cerrojo, que me siento algo enferma y estoy en cama!


Apenas entró a la casa, el lobo fue directo a la cama y de un solo bocado se tragó a la anciana. Luego, se puso un vestido y un gorro de dormir en la cabeza.

Antes de meterse bajo las sábanas, corrió las cortinas para que el cuarto quedara en penumbras.

Caperucita ya tenía un gran ramillete de flores cuando se dio cuenta de que se estaba demorando demasiado.

—¿Qué estoy haciendo? Todo al revés de lo que me pidió mamá. Ay, pobre abuela, debe tener hambre ya.

Apurada, llegó a la casa. La puerta estaba entreabierta, lo que inquietó a la niña.

—¿Abuela? Soy yo, Caperucita.

—Querida mía, pasá. No me siento bien, estoy en la cama. Solo es necesario empujar la puerta.

Caperucita Roja entró de inmediato y notó que su abuela estaba ligeramente cambiada, con su gorro de dormir y tapada hasta donde nacían las orejas. Descorrió las cortinas para que entrara la luz y… lo que vio la paralizó de miedo.

—Querida abuela… qué cambiada estás.

—Oh, sí, querida nietita, es que me siento tan enferma…

—Pero ¡qué orejas tan grandes tenés!

—¿Lo decís en serio? Serán grandes, pero por una buena causa: son para oírte mejor.

—Y qué ojos tan grandes, abuela.

—Da lo mismo, quiero decir: son para verte mejor.

—Y qué boca tan grande, abuela…

—¡Es para comerte mejor!


El lobo dio un salto y se tragó entera a la niña, tal como un rato antes lo había hecho con su abuela. Tras semejante atracón, volvió a la cama y no tardó en quedarse profundamente dormido mientras roncaba sonoramente.

Un hachero que en invierno se ocupaba de darle provisiones de leña a la abuela, escuchó los ronquidos: “Caramba, ¡cómo ronca la abuela!… ¿estará bien? Algo le pasa”.

Sin más, entró a la casa y vio al lobo en la cama con la panza hinchada y en camisón.

“Maldito, si te habré buscado…”.

Le apuntó con la escopeta, cuando se dijo que a lo mejor la abuela estaba viva. Dejó el arma y con unas tijeras abrió la panza del lobo y enseguida salió Caperucita, aterrada, pero viva.

—¡Qué oscuro estaba todo dentro de la panza del lobo! Hay que salvar a mi abuela, por favor.

El hachero se ocupó de sacar a la abuela con sus propias manos. La anciana estaba casi asfixiada, pero a los pocos minutos se recuperó y se abrazó con su nieta. Caperucita se desprendió un momento de sus brazos para poner piedras en la panza del lobo. El mismo hachero lo cosió y cuando el lobo abrió los ojos y se levantó, quiso caminar, pero estaba tan pesado que se cayó y murió.

El hachero se quedó con el cuero y con el agradecimiento de las dos mujeres y se fue contento de haber hecho una buena acción.



La abuela comió la tarta y bebió el dulce licor, y el día terminó siendo un buen día.



****


Pasó el tiempo, pero no tanto, cuando Caperucita llevaba otra encomienda a la casa de su abuela: una cesta con carne asada. Un lobo de voz edulcorada usó el mismo truco que el anterior.

—Eh, niña. ¡Buenos días!... Fijate qué lindas flores y ni siquiera las mirás… ¡Eh, niña!... Solo quiero saludarte... ¿Llevás carne asada, verdad? ¿Sos Caperucita Roja?
¡Eh, niña, eh!


Caperucita Roja siguió su camino sin siquiera mirarlo y, al contrario, apuró el paso y llegó más rápido que otras veces. Enseguida le contó a su abuela.

—Hubieras visto qué voracidad había en sus ojos, abuela, aunque sus palabras sonaban amables. Yo creo que si me desviaba del camino, me devoraba ahí mismo.

—Cerraremos bien la puerta, Caperucita.

Lo más probable es se haga pasar por vos como el otro.

No pasó mucho hasta que el lobo golpeó la puerta y con voz en falsete, dijo:

—Abuelita, soy Caperucita. Te traigo carne asada.

—Fuera de aquí, sabemos que sos el lobo. Andate o la vas a pasar mal.

El lobo estaba hambriento así que no paró de dar vueltas cerca de la casa hasta que decidió treparse al tejado para esperar la salida de la niña y seguirla luego por el camino.

Pero la abuela, muy atenta, escuchó los pasos en el techo y, advirtiendo sus intenciones, decidió tenderle una trampa. La noche anterior había cocinado salchichas y le pidió a su nieta que vertiera esa agua en una gran fuente de madera casi llena de agua que había frente a la puerta, en el patio. Al mezclarse el agua en que se habían cocinado las salchichas con el de la fuente, el fino olfato del lobo se alertó.

“Humm… ¡qué aroma! Y con el hambre que tengo…”. Estiró tanto el cuello hacia abajo que resbaló del tejado y cayó de cabeza en la fuente, con tan poca fortuna para él que se desmayó y se ahogó.



Caperucita volvió tranquila y cantando a la casa de sus padres y desde entonces no hubo lobo en el bosque que se atreviera a molestarla.



Fin




Autor de esta versión: Franco Vaccarini.
Ilustraciones: María Elina Méndez

Visto y leído en: http://librosycasas.cultura.gob.ar



Brujas, princesas y pícaros
Cuentos clásicos infantiles

SÍNTESIS
Estos cuentos pasan de boca a oreja de mamás, papás, abuelas, tíos y chicos desde hace mucho, mucho tiempo. “Hansel y Gretel”, “Caperucita Roja”, “La princesa y el guisante”, “Pedro y el lobo” y “La sopa de piedra” son historias que los van a acompañar siempre.
Por eso, es importante leerlas una y otra vez hasta que se las sepan de memoria, hasta que se queden dormidos y las sueñen, hasta que se despierten hablando del lobo, de la princesa y de la bruja como si estuvieran ahí.

ÍNDICE
1. Hansel y Gretel | Por Mariño Ricardo
2. Caperucita Roja | Por Vaccarini Franco
3. La princesa y el guisante | Por Ramos María Cristina
4. Pedro y el lobo | Por Bodoc Liliana
5. La sopa de piedra | Por Kaufman Ruth

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG© y Daniel Caminos